¿Para qué BIM? (2ª parte)

¿Para qué BIM? (2ª parte)

En una entrada previa, introduzco a la pregunta que creo que es clave en el momento de tomar la decisión de empezar a utilizar la metodología BIM en los proyectos, y también al iniciar cada uno de los proyectos: ¿Para qué BIM?

En esta entrada, profundizo en el método para responder.

Los Usos BIM

Como decía en la anterior entrada la clave está en los usos BIM, y en decidir cuáles de ellos me aportan más valor para mi proyecto. Esta es la clave. Hay listados de Usos BIM disponibles en la web (por ejemplo, el de la Universidad de Pensilvania, o el de el New Zealand BIM Acceleration Committee, entre otros).

¿Estás interesado en nuestro Newsletter sobre BIM?

Puedes registrarte en este enlace

En general todos proponen un listado de usos BIM que detallan en los anexos, por ejemplo en la Guía de elaboración de de Planes BIM de la Universidad de Pensilvania se incluye la descripción de los usos con el siguiente formato:

Cada ficha (y son 21) incluye:

  • Una descripción
  • El valor potencial que se puede obtener mediante este USO
  • Los recursos necesarios para poder desarrollar el USO
  • Las competencias que debe tener el equipo
  • Bibliografía

Seleccionar los usos es en teoría sencillo, basta con repasar las fichas, decidir qué “valores potenciales” son interesantes para mi proyecto, y seleccionarlos. El problema es que tendré que valorar más de 300 elementos, lo cual es demasiado.

Hemos convertido algunas de las fichas de definición de usos en una Base de Datos, y ahora podemos:

  1. Seleccionar para que fase del ciclo de vida del activo queremos trabajar (Planificación, Diseño, Construcción, etc.). Es posible que yo sea un subcontratista involucrado en una fase concreta del diseño o una empresa que debe gestionar el mantenimiento de un activo ya construido. Esto elimina la necesidad de analizar algunos o muchos de los USOS.
  2. Seleccionar y valorar los elementos de valor de los usos. Para ello hemos seleccionado palabras clave que reducen a 21 las decisiones de qué elementos de valor debo analizar.
  3. Seleccionar los usos relacionados con la decisión anterior, y verificar que tienen sentido con los objetivos de mi papel en el proyecto.
  4. Identificar los recursos, y conocimientos que debo asegurar en mi equipo.

¿Necesitas orientación?

Si necesitas ayuda o consejo rápido en tu Proyecto de Mejora, podemos concertar una Consultoría Online Express.

Ahora si, soy capaz de recoger en mi Plan de Ejecución BIM qué USOS implantaré, y lo que es más importante, tendré un plan sólido que permitirá que todos en mi equipo comprendan PARA QUÉ utilizamos BIM en el proyecto.

Acerca del autor

Ignacio Tornos

Ingeniero industrial. Profesor en la Universidad de Comillas (ICAI). Experto en mejora de procesos en industria, sanidad y procesos administrativos, recibí mi primera formación en Japón de los Senseis Iwata y Nakao.

Deja un comentario