¿Para qué BIM?

¿Para qué BIM?

BIM está de moda. Desde hace tiempo. Pero la pregunta de ¿para qué? ¿En qué me va a beneficiar? es muy necesaria. Más allá de la respuesta “porque me lo exigen mis clientes”, es importante entender qué me puede aportar. La respuesta está en los Usos BIM. En esta entrada intento explicar cómo buscar una respuesta más sólida…

En una entrada anterior trataba de responder a la pregunta ¿Qué es BIM? pero más allá de saber lo que es, es importante saber en qué me puede ayudar. ¿Qué me aporta? Más adelante trataré de recopilar algunas publicaciones de los resultados medibles que se pueden alcanzar utilizando BIM, pero hoy me quiero centrar en entender qué puede aportar BIM a una organización concreta a sus técnicos, a los que trabajan en la primera línea.

Los Usos BIM

La primera pregunta que debería surgir a la hora de plantear la utilización de BIM debería ser ¿para qué debo usar BIM? No es una pregunta nueva, ya se planteó con otros enfoques como por ejemplo la ISO 9000. Lamentablemente la respuesta más habitual era “porque lo exige mi cliente”. Es cierto, los promotores, las administraciones públicas empiezan a exigir BIM en sus proyectos (en 2019 casi el 60% de las licitaciones incluían elementos BIM según en “Observatorio de licitaciones 2019” de es.BIM). Pero esta no debe ser la razón última para decidir poner un marcha un programa BIM.

¿Estás interesado en nuestro Newsletter sobre BIM?

Puedes registrarte en este enlace

El primer paso debe ser entender qué me puede aportar BIM desde el punto de vista de los resultados de mi proyecto. Esto es lo que se conoce como los Usos BIM, y ha habido muchas iniciativas para definirlos. Me quedo con la de es.BIM que se resume en la siguiente tabla:

Usos BIM (fuente: “Guía para la elaboración del Plan de Ejecución BIM”, es.BIM)

Habitualmente cuando se habla de BIM se piensa en la simulación, pero sin embargo, la simulación supone solo 8 de los 36 usos definidos. BIM aporta beneficios a lo largo de toda la vida del activo, y lo hace en todos los ámbitos (desde compartir información a la gestión de espacios). El más importante, el trabajo colaborativo.

¿Cómo decidir qué usos se adecuan más a mi proyecto? En algunos casos es muy sencillo. Si yo formo parte de una ingeniería que está realizando el proyecto de la instalación eléctrica de una instalación industrial, usos como la Simulación de Seguridad Vial, o el Replanteo en Obra no parecen muy relevantes para mi tarea.

La “Guía para la elaboración del Plan de Ejecución BIM” editada por es.BIM da algunas de las claves para tomar esta decisión. En el apartado 9.3.1 resume la guía para la ejecución del plan BIM de la Universidad de Pennsylvania (BIM EXECUTION PLANNING GUIDE – PENN STATE), pero creo que merece la pena entrar en más detalle. La Universidad de Pennsylvania propone tres pasos para identificar los Usos BIM relevantes para mi participación en un proyecto:

¿Hablamos?

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, por favor completa el formulario con tus datos y estaremos encantados de atenderte desde este enlace.

  1. Definir los Objetivos BIM del proyecto. Para ello se debe partir de los Objetivos que la propiedad ha definido para el proyecto y el activo. Algunos de estos objetivos serán resultados del proyecto tales como la reducción de plazos o costes. En otros casos pueden estar relacionados con capacidades a desarrollar, como por ejemplo ser el proyecto piloto de utilización de un Entorno Común de Datos (CDE). O en ocasiones on parámetros de Calidad del activo como la entrega de la documentación del activo sin errores. Dado que en la práctica aparecerán muchos objetivos, es fundamental priorizarlos.
  2. Aunque no lo cita expresamente el segundo paso es relacionar los objetivos con el valor que se puede obtener de cada uno de los usos. Para ello, la Universidad propone unas fichas descriptivas de cada uno de los usos. Estas fichas incluyen:
    • Descripción
    • Valor que se puede obtener con el Uso BIM.
    • Recursos necesarios.
    • Conocimientos y competencias necesarias.
  3. Por último, es necesario recorrer todo el ciclo de vida del activo (empezando por el final) e identificar cuáles son los Usos BIM que se deberán utilizar para cubrir las tareas en la fase del ciclo de vida. Por ejemplo, al analizar la fase de operación del activo es posible que se determine que BIM puede aportar un valor para la carga de datos en el sistema de Mantenimiento del Activo y por tanto los Usos BIM de Centralización de la Información o Certificación durante la Obra son necesarios.

El proceso se resume en una hoja de cálculo que define los Usos BIM relevantes para el proyecto y en los recursos necesarios, para finalmente tomar la decisión de si el Uso se debe aplicar o no.

En las próximas entradas detallaré cómo hacer esta selección de Usos BIM que es un elemento clave para el proyecto.

Acerca del autor

Ignacio Tornos

Ingeniero industrial. Profesor en la Universidad de Comillas (ICAI). Experto en mejora de procesos en industria, sanidad y procesos administrativos, recibí mi primera formación en Japón de los Senseis Iwata y Nakao.

Deja un comentario