¿Que es BIM?

¿Que es BIM?

La semana pasada tuve una reunión con una empresa interesada en BIM (Building Information Modelling) y cuando trataba de explicárselo, me di cuenta que yo mismo tenía problemas para entenderlo. Así que improvisé un gráfico que luego utilicé en otra reunión. Probablemente no es completo ni “ortodoxo”, pero creo que sirve para aclarar el escenario…

Roles en el proceso de la obra

La primera cuestión es ponernos de acuerdo en cuáles son los “jugadores” en el transcurso de una obra. No voy a seguir los nombres de la norma EN ISO 19650 para buscar lo que creo que son nombres utilizados más habitualmente:

  • Propiedad o licitador: Es el propietario final del activo que adjudicará los distintos trabajos a lo largo de la vida del activo (desde su diseño hasta su demolición).
  • Contratista: Uno de los responsables de realizar alguno de los trabajos a lo largo de la vida del activo.
  • Subcontratistas: Cada uno de los múltiples responsables de realizar determinados trabajos para los contratistas.

¿Estás interesado en nuestro Newsletter sobre BIM?

Puedes registrarte en este enlace

Fases de la vida del activo

Tampoco voy a ceñirme a lo reflejado en la norma, y para simplificar, hablaré de:

  • Licitación y Adjudicación
  • Diseño y Construcción
  • Operación

¿Qué es BIM?

Partamos de la idea de que BIM es una metodología que busca lograr el trabajo colaborativo a lo largo de la vida del activo. El objetivo prioritario es doble, por una parte compartir la información del activo, y como consecuencia anticipar los análisis y las decisiones.

Con esta idea en mente, la planificación del flujo de información de un proyecto, y especialmente si estamos contemplando todo el ciclo de vida, debe empezar en los requisitos básicos del cliente, y llegar hasta la operación del activo.

En el inicio, y antes de que se prepare ningún pliego, la Propiedad debe recopilar los objetivos que se pretenden con el activo, no los de detalle, sino los de alto nivel. ¿Cuál será el uso? ¿Qué fechas (hitos) se deberán cumplir? ¿Qué reglamentos o normas son aplicables? etc. Esto se recopila en los Requisitos de Información de la Organización (OIR).

A partir de aquí, se deberá detallar qué hitos se deben cumplir durante el proyecto y durante la vida del activo, y qué información será necesaria para tomar decisiones informadas. La cuestión principal a resolver en este nivel es ¿qué información es necesaria en un momento y cuál será su uso? Esto se debe recopilar en los Requisitos de Información del Proyecto (PIR) y los Requisitos de Información del Activo (AIR).

¿Hablamos?

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, por favor completa el formulario con tus datos y estaremos encantados de atenderte desde este enlace.

Cumplir con los requisitos del PIR y el AIR supondrá un flujo importante de información de todo tipo: Gráfica (2D y 3D), Numérica (valores de atributos de los elementos del activo) y documental (especificaciones, procedimientos de uso o mantenimiento, etc.). La definición de estos flujos de información y cómo se van a producir se recoge en los Requisitos de Intercambio de Información (EIR). Este documento es necesario para preparar la licitación y en versiones sucesivas ganará en detalle para concretar la definición una vez seleccionado el Contratista. El EIR debe detallar entre otros aspectos cuáles serán los análisis que se deben hacer durante la vida del activo para poder tomar las decisiones adecuadas, lo que se conoce como USOS BIM.

Estamos ya en la fase de Diseño y construcción, y el contratista deberá concretar y acordar con la Propiedad el EIR y desarrollar los dos últimos documentos organizativos de BIM:

  1. Plan de Ejecución BIM (BEP) donde se debe concretar cómo se van a realizar las actividades para asegurar que se cumplen los requisitos anteriores.
  2. Plan de Entrega de Información (IDP) donde a nivel de detalle y para cada elemento de información, ya se trate de un documento, una serie de parámetros etc., se debe definir la fecha de compromiso de entrega. Este plan puede tener varios niveles, uno maestro (MIDP) para la totalidad de la información del encargo y varios de detalle (TIDP) para los encargos de información que realice el Contratista.

Hasta ahora no se ha empezado a “hacer BIM” sino que se ha trabajado para organizar y adecuar este proceso complejo a las necesidades del proyecto concreto y de los Contratistas y Subcontratistas.

“Empezaremos a hacer BIM” cuando se comience a cargar en el Entorno Común de Datos (CDE) la información del activo: Gráfica, Numérica o Documental. Este entorno debe permitir la colaboración, es decir que de acuerdo a los permisos de cada parte, puedan acceder a la información y la utilicen de acuerdo a su estado de desarrollo (en proceso – generándose, para información, aprobada, “as-built”). Por muy sencillo que sea el proyecto, será necesario un software que lo gestione (Gestor Documental) y que ya debió identificarse en el EIR.

Por otra parte, el objetivo principal de BIM no es compartir información, sino especialmente utilizarla para analizar y anticiparse a los problemas de la obra: Conflictos entre disciplinas, análisis energéticos, seguridad en el trabajo, etc.: Los ya citados Usos BIM. Aquí surge la necesidad de uno o varios softwares que permitan unir (federar en el argot BIM) la información de las distintas disciplinas y utilizarla de manera eficiente.

Este conjunto de informaciones se agrega en el Modelo de Información del Proyecto (PIM) que a la finalización debe entregarse a la Propiedad para que pueda gestionar el activo de forma eficiente (AIM).

Sin ánimo de ser académico ni exhaustivo, he descrito la visión de BIM y cómo creo que debe ocurrir a lo largo de la vida del activo (es verdad que centrándome en su fase inicial). En futuras entradas iré completando el detalle.

Acerca del autor

Ignacio Tornos

Ingeniero industrial. Profesor en la Universidad de Comillas (ICAI). Experto en mejora de procesos en industria, sanidad y procesos administrativos, recibí mi primera formación en Japón de los Senseis Iwata y Nakao.

Deja un comentario